OLINUNLLUM es un proyecto joven, creado solo hace un año, impulsado por una pareja de amantes de la agricultura; el Guillem y la Blanca. Apostamos por una agricultura en manos de aquellos que la miman y procuran hacer de una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente, con un anhelo hacia la superación y camino orientado a la no dependencia de inputs químicos externos al agroecosistema.

Para conseguir un aceite de calidad hemos seguido el producto a lo largo de todas las etapas del proceso, sin abandonarlo nunca. Hemos observado la evolución del árbol durante todas las estaciones del año, ya que vivimos en los olivares de una manera bastante autogestionada.  

Como valor añadido,  destacar que partimos de la idea de “la tierra para quien la trabaja”. La propietaria de la finca nos cede la mayoría de la producción a cambio de cuidar la tierra con mucha energía positiva y respeto.

Estamos en una Asociación de Defensa Vegetal Ecológica de las tierras lleidatanas, creada el año 2003 y sin ánimo de lucro,  formada por payesas i payeses que gracias al suporte mutuo y el asesoramiento técnico estamos compartiendo experiencias de producción agroecológica.

 

 

Hemos cuidado los olivos con la filosofía de mantener el suelo agrícola como entidad viva, por eso no se labra la tierra y se intenta que esté lo más biológicamente activa posible. Hemos conseguido que el suelo sea rico en materia orgánica ya que se añade compost procedente de las enmiendas de terneros próximos a la finca. Además, hemos apostado por una máxima biodiversidad de las cubiertas vegetales (con una elevada población de caléndulas), que minimizan la erosión y ayudan a una mejor infiltración del agua y también permiten garantizar la función de la fauna auxiliar en posibles brotes de plagas.

La recolección de la aceituna se ha efectuado cuando su jugo conserva las mejores propiedades organolépticas y de sabor, que coincide con el grado de madurez “pre-envero”, estado en el que aproximadamente el 50% de la aceituna va del  color verde-amarillo al morado- rojizo. Se ha realizado con máquinas vibradoras y el mínimo daño posible en la epidermis del fruto.

Su molturación se ha hecho inmediatamente después de la cosecha, y se ha realizado en la almazara de Belianes.

Hemos elegido esta almazara por diversos motivos. Por un lado, garantiza que el aceite que se obtiene es procedente de nuestras aceitunas exclusivamente, y por otra, tiene el sello de certificación ecológica que garantiza que en la almazara no llega ni una aceituna que pueda haber sido tratada con contaminantes. Además, a diferencia de otros, el sistema de extracción se hace por el sistema de dos fases a baja temperatura (24-25ºC) la cual permite obtener un aceite más puro y de baja acidez. Se hace una posterior decantación natural y se almacena en depósitos de acero inoxidable en un espacio climatizado, sin luz e innocuo, para evitar cualquier proceso de disminución de las cualidades y así bloquear el posible ranciado.

El envase que se ha elegido para contener nuestro aceite son latas ya que de este modo se evita la entrada de la luz y así, se conserva mejor el estado inicial del aceite.

 

 

Ofrecemos un aceite virgen extra ecológico procedente de aceitunas de variedad arbequina de calidad superior y con certificación ecológica (código 002907P del CCPAE). Creado con pasión por la comarca y tierra en la que vivimos. Es un aceite virgen delicadamente dulce, de perfil suave y fragante, fresco, con breves apuntes de amargo y picante. En paladar tiene una gran diversidad de aromas de fruta fresca y matices de hierbas aromáticas, harmonioso y de gran personalidad.

Nuestra idea es hacer una comercialización entre productor y consumidor que sea directa, sincera y con compromiso. Ya que todavía somos noveles en la comercialización del producto no tenemos marca propia y nos acogemos a la marca “Camins de Verdor” que tiene la almazara ubicada en un pueblo cercano, Belianes.